Categories
Corriente Disculpitas Explicaciones

Los 300 (I)

Esto lo debo hace mucho.

Y es que deber siempre es así. Uno queda que yes, que a huevo, “al rato te lo mando”…  “En la tarde”… Y al final pasa lo de siempre; entrego al cuarto para la hora. En la posición más incómoda. Cuando menos tiempo hay.

Dije (a alguien por ahí) que “claro, a huevo que me interesaría escribir en tu blog”.

A alguien más: “ashh… Yo encantado de entrarle a su concurso de usted, señorita, faltaba más”.

Y para otro alguien tuve un: “te lo mando en la tarde. Ya.”

Y heme aquí, en el commuting de la vida tratando de hilvanar las ideas.

A ver, alguien por ahí, ai te va:

I. El mundial de futból.

Eran las seis de la mañana. Chinche noche de flashismos e ilusiones perdidas. “Bueno, al menos le vamos a patear el culo a los gringos esta mañana”.
Gran expectación, ¿eh? Se sentía en el aire… Pinches gringos, nos la van a pelar.
¿Te acuerdas de los letreritos pedorros de la serie aquella de los 60? Batman, creo.
Pues así. ¡Biff! ¡Pum! ¡Pam! ¡Zock!
Fuera. A la chingada.
Aquí podría decir que después de la derrota del combinado nacional de futból estuve postrado día y noche durante dos semanas, sin querer probar alimento.. Pero nel. No fue así.

Solamente me quedó un malestar, entre estomacal y anímico. Ni las frases inspiradoras del perro Bermúdez y Nacho Trelles podían consolarme; habíamos perdido, chingado.

Yo volteaba a ver a mis compañeros de desvelada, tratando de hacer eco de mis sentimientos, pero el único eco que había, era el de sus ronquidos contra la pared. Perdimos. Otra vez. Y con los pínches gringos. Bua.
Sí estuve sentado un buen rato, tratando de dormir. Pero de pinche necio no apagué la tele y me quedé viendo a una bola de pendejos que estaban “festejando” en el Ángel. Y que me llega un pensamiento: “güey… Voy a tener 32 el próximo mundial… Y el que le sigue, 36. Y el que le sigue…”

Güey.
El paso del tiempo.
Así pasa el tiempo, y los entrenadores. Y las promesas. Y los jugadores. Y los cracks. Y las ilusiones de la banda.
Por eso, ahora, 8 años después, a mis 36, decidí hacer una marranada. Bueno, dos.

La primera fue algo que me trajo varias enemistades no bien lo anuncié: “van 10mil varos a que la selec no pasa a la siguiente ronda”.
Yyyyyy no faltó quien, aunque teniendo ganas, supo del riesgo enorme que significaba entrarle. Ni el más pinche fan le atoró así de primera instancia. Ya estaba pensando bajar la apuesta, cuando brinca un caballero fulgurante y que grita: “¡VA!”.
Hoy, evidentemente todos sabemos que lo que fue, resultó mi lana.
O la promesa. Sirva este escrito pa decirle al caballero este que no tema, esa lana le cae este año, dios mediante. Ánimo.

La segunda; apostar en otro evento, con otra banda, y con ese alguien que comento en primera instancia, a favor de la famosa selec.
Ya para no hacerla tanto de pedo, quedé casiempates. Sí perdí, por pendejo, evidentemente; por haber blasfemado y pensar que los próceres de la patria, esa selec del “ya ni pedo” se quedarían en la primera ronda.

II. Listeando.

Y esta parte es para usté, alguien más; pa que vea que maratónica, pero corta, presento mi lista. Si esta fuese un toro de lidia podría decirse: “medio huangona de ánimo, muy trabajadita, descolorida y pali-abierta. Más bien pazguata, pero con el trapío propio de la ganadería”.
Trapío es lo que sobra, tiempo no. Así que voy directo al

III. CCC o lo que es lo mismo…

Fiesta.

Ya saben, queridos panas en la marranada, que este espacio siempre ha sido una excusa para el festejo, el jolgorio, y el oropel chipocludo.
A las primeras de cambio, nos ponemos el esmoquin, salimos buscando el encore con lágrimas en los ojos, acomodándonos la cola del jaqcuet, y sonriendo a los reflectores con las notas de fondo del “TA RA RA RAAAAAAA – RA RA RA RAAAAAAAAA que a mí ha llegaaaAadoOoo…”.

Primero fueron cien.

Ahí la dupla, bien acomodada y aceitada, planeaba apoderarse del mundo una y otra vez. Al ritmo de la mesa que más aplauda, o la de los dodos, o La Polonesa, o el capítulo del hombre del sombrero verde, todo lucía quite fine, you know?

Y a los doscientos… llegamos.
Y digo llegamos, porque si esta carreta se sigue moviendo no es por lo que este su seguro servidor haya hecho o deshecho del 101 al 200.

De las tres centenas, ya ni hablamos.

Hoy, soy un invitado solamente.

Es extraño. Volver a ver estos muebles, estas paredes. Oír los gritos en la cocina cuando destazan al primo o a la tía (marranos por supuesto) bañarme en este lodo… y de repente, eso: el sentimiento de ser un invitado en casa.

No es secreto que el embrujo de los 130 caracteres ha tomado por asalto mi cerebro y como siempre me pasa, me terminó pasando: no quería entrarle, me ha encantado, después me he vuelto junky y más allá… para al final convencerme de que perdí el tiempo miserablemente y ese, mis queridos carnales, como las golondrinas, no volverá.

Ahora, desde el cajón de los recuerdos, levantamos la cabeza (el bloguismo, el tuiter, el blog y yo) para felicitar primero, al rey de esta pocilga *Alberto se inclina y hace una genuflexión arrastradíssssima* pero más más más, a ustedes, su público querido, quienes han tenido el placer y el privilegio de ver cómo ha explotado su talento.

Y aitá. Lo que les decía, siempre terminamos bañados en lágrimas, haciendo el “corto-corto-laaargo” y caminando al ritmo de Ray Coniff en un escenario ahulado, bien brillosito, mientras Raúl Velasco dice “Aún hay más” y unas chavas vestidas como de Tico-Tico bailan moviendo las caderas.

Bueno. Felicidades.

“Escrito con los pulgares”
Alberto

By Ivanius

Intérprete de sueños, devoto de las palabras, adicto a la imaginación. Lector irredento y escribidor repentino. Ciudadano y no me canso.

13 replies on “Los 300 (I)”

¡Vientos Puerquito!
Se lee con agrado este festivo post.
No me dejo tentar por el pajarito, si seré retrograda, pero me vale.
Digan lo que digan, blogger no tiene parangón q`o´p
Mis ladridos más entusiastas en esta ocasión.
Luego nos leemos.

Si fue con los pulgares es una buena señal, la evolución ha llegado a su honorable y porcino ser.
Como en cada aniversario, saco el sombrero para quitarlo frente a ustedes e incluso me peiné de trencitas para felicitarlos y declarar mi fidelidad a este bloC.
Por cierto, me encanta el aspecto que adoptó.
¡Salud!

Don Alberto (ni piense que es por lo de los 36 años, sino por el respeto merecidísimo que le tengo, aunque usté me siga teniendo en suspense):

Los cerdos no levantan la cabeza, como bien lo señala la tradición de los del Antiguo Testamento… *carcajada* Me da harto gusto saber que es usté quien, no como visitante (no vuelva a decir eso, la pocilga tiene su espíritu, se nota a leguas, igualito que una casa de fantasmas que nunca está vacía, ¿me explico?), arma el jolgorio y alista las carnitas pa’ la ocasión que todos esperábamos *acá entra el sonido de los mariachis que nos van a acompañar durante 24 horas, y sí, me vi espléndida, ya ve usté*.

Me sabe mal lo de sus apuestas, deje el vicio… lo digo por la Selección. Ni pex, hay empresas arriesgadas pero la suya de usté y de su socio sí que ha funcionado y me complace saber que los he acompañado tantos posts (no hablemos de números, que me siento vieja). Y les aseguro que serán cerdos, pero les tengo adoración (así como en la India la tienen a las vacas) porque creo que el estilo chanbombante y el quiebre de cintura (oops! los cerdos tampoco tienen cintura) es inigualable y siempre llevaré a la pocilga en mi corazón (ahí al menos, no huele tanto). Enhorabuena mis chanchos y sigan echándole carnitas al asunto porque yo, como 6.20: llegué para quedarme.

2010 chanchibesos y un número duplicado de arrumacos con el cariño de siempre.

Yo vengo a felicitarlos a los dos, aunque con usté mi querido Alberto no se ha dado una amistá así que digamos chida pero pus si me gusta venir a leerlo porque me hace reir. Y además porque escribe dos-dos.

Reciba un abrazo juertote.

Y a usted mi querido amigo IvaniUS sabe del cariño y del respeto que le tengo. Lo admirable que es para mi y lo mucho que lo aprecio.
Y como siempre lo he dicho, me gusta aprender y de aquí me he llevado muchas cosas buenas gracias a usted.
Le agradezco el aprecio a Kiku y las buenas palabras que le ha dicho a mi familia.

Y ya.

Un abrazo fuerte para usted solito y un beso tronado para los dos.

Cuando chamaco, se me hacía medio increíble que la “P” junto a la “H” sonara como “F”.
Entonces hablaba yo de Pilapdelpia, la pilarmónica y la potografía.

Apareció por ahí una alma de esas explicadoras, y tuvo a bien abrirme los ojos al decirme que las letras, había que respetarlas.
Que a poco a mí me iba a parecer que me saludaran ¿Qué onda niña? así nomás de huevos…

Pues así, ahora estoy seguro –bueno, casi– que usted es Ferro, pero que el juego de palabras y la picardía y las hilachas, hace que piense y pensemos en usted como Perro.

Ferro o Perro, le agradezco su visita. Le agradezco la acogida, muy amable, y no se preocupe que esta pocilga volverá a su habitual programación –con el ídolo de las multitudes, Ivanius al frente–muy pronto.

———

*Alberto, vestido con un traje de lino blanco, está tirado boca abajo enmedio del lodazal*
Señorita.
A sus pies.

*solloza y gime, pero saca un billete de quinientos y manda a su paje por dos kilos de carnitas*
Yo invito los tacos.
Snifff.

Evolucionado y todo, le reitero… bueno. Ya sabe. La quiero Ga. Sniff.

———

*Cuando la cámara lo vuelve a enfocar, Alberto, todavía enmedio del lodazal, ya se puso un antifaz; y lanzando una fiera mirada, muestra su chimuela dentadura amenazadoramente*

Señorita, usté diga cuándo, y salvamos al mundo. Que para eso somos super héroes. Véame, yo no usaba antifaz, pero ahora sí.
Gracias por la inspireishon.

———

Ante tanto despliegue de galanura y buenas maneras, no me queda mas que empezar a juntar llaves, señorita alada.
Ya saben, jóvenes, tráiganme por favor todas las llaves que les sobren o que no les sobren, porque en la esquina que forman las calles Vicente Suárez y Pachuca, vamos a poner la estatua de la señorita de las palabras aladas, obvio, hecha de todas las llaves que traigan.
Develación el 14 de febrero de 2011, a las 14:00 hrs. No falten.

———

Oiga, se ve que usté, Jolie, ya anda en eso de los 130 ¿edá?
Besos, y gracias.

———

La reina del país de los hongos es sin duda una de las figuras más figurantes en este espacio. Tiene la credencial “2” del “Ivanius The Great One FánClúb & Co.” –porque la “1” la tengo yo, obvio– y su vocación bloguera la hace especial con ganas. Es un placer que nos engalane el espacio, a sus pies madam. Y no me diga, ps si llevamos una amistá chida, solo que yo aparezco de vez en cuando.
Abrazo, enigüey.

Mi querido Alberto:

Aqui estoy, tarde quizas, pero segura y con todo mi cariño para ud.
Quiero decirle solo un par de cosillas:
1. FELIZ 300!!!!!!!!!!!! Estare aqui cuando lleguemos al doble, y aun mas!
2. Esta pocilga esta hecha, evidentemente, a cuatro manos. No podria ser de otra manera.
Ah! Y, solo porque tres siempre es mejor que 2, muchas gracias por la participacion en el concurso! Ya he agregado el link para que nadie se pierda este excelente post!

Besos!!!! (y a ver si dejamos las apuestas… o las compartimos al menos!) 😉

Acá vengo a dejarle unas llaves, pa’ empezar… Me ha dejado con la boca abierta, as usual pero no me pierdo por nada la develación del 14, jeje… Dos besototes, uno por cerdo y otro por encantador.

Yo tendré 32 años el mundial siguiente.

Y espero de todo corazón, poder estar en el Maracaná en la final.

Y más aún, espero de todo corazón que a mi lado esté mi novio ficticio carioca.

Y todavía más aún, espero que este blog festeje para ese entonces sus mil entradas.

Cambio y Pendiente. 😉

Y feeeeelicidades Alberto!

ya 300? y pensar que casi fue ayer cuando apenas se inauguraba la pocilga.

Recordar es revivir y vivir recordandolo embarrado de lodo es mucho mejor.

son 140 caracteres, no? o usted prefiere restarle 10? Mira que eso de las ideas rapidas y comentarios fugaces es verdaderamente adictivo aunque es un asesino bien conocido que me causa gran dolor. Empieza a haber crisis de lectores de blogs, el 140 los esta aniquilando, los esta volviendo zombies de letras y yo que gusto de escribir choros largos me empiezo a sentir ciber solitario en mi espacio rinconero de la red. Creo que aquello de los sitios web que no empiecen con @xxxx estaran destinados a la inanicion aunque las ideas sigan fluyendo en ellos.

por cierto el mio es @liccarpilago

Après les vacances, je suis retourne. Retour d’un kilo de carnitas!!
Ooohh, ma première phrase en français. Alors mon 7.

————

Señorita Pleusa, le agradezco (esníf!) haberme incluido en su pretigioso concurso (esníf!) le prometo (esníf!) no fallarle (léase por favor con tono de Chachita en nosotros los pobres).

————

Muack y muack, para usted también, señorita de las palabras aladas.

————

No hay porqué achicopalarse Jess!! véame a mí (véase en este espejo, pues) que aún después de dos mundiales de haber sucedido aquella anécdota, acá andamos, con todo; en la más completa y fascinerosa completitutd de la vida. Pura marranada, pues.

Y allá nos vemos. Prometo encontrarla allá en el Maracaná con una negrota vestida del tico-tico y baile y baile, festejando el triunfo del escrách. O cómo.

————

Pues así es mi Lic. acá lo traigo en mis fólogüeds y en mis fólogüerss, con harto gusto. Y aunque no tuitié usté como es debido, allá nos vemos.
abrazo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *