Skip to content

III. De exploradores despistados

African.penguin.bristol-wikimedia-commonsNo hay explicación clara de cómo estas aves, generalmente asociadas con climas de hielo perenne, llegaron a regiones más cercanas a Harun Al-Raschid que a Magallanes. Quizás  de eso hablaban las siguientes hojas del pergamino, carcomidas por descuido o indiferencia. Algunos fragmentos rescatados develan algo del misterio.

“(…) A los exploradores que antes de Tiberio recorrían el mundo les animaba, igual que ahora, el afán de lo nuevo y el asombro. (...) Aquel conocido solamente como “Almanegra” descubrió ('algo al sur del Mediterráneo', dijo) a mis congéneres de estatura pequeña, y decidió llevar consigo unos cuantos. (...) Se dice que allí está el origen de nuestro gran zoológico imperial (...)”.

Al afán descubridor de Almanegra lo debió acompañar considerable desorientación geográfica, ya que el pingüino descrito no se encuentra “algo al sur del Mediterráneo”, sino muy al sur de África, o incluso en las Galápagos. Probablemente el explorador confunde el Este con el Oeste, y el Norte con el Sur.

La descripción de Almanegra es uno de los segmentos más ilegibles del manuscrito. Parece que era "secretario, tutor y confidente [el orden y asociación de  estos términos tiene múltiples acepciones en el idioma original] de una guapa moza conocida como Makeda, o Balkis, que demostró ser tan inteligente como bella y rompió corazones por toda el África Central.(…)".

El verdadero vínculo entre estos personajes permanece oculto, aunque nuestro narrador menciona una ruptura y otros rumores: "(...) Balkis se hartó de perder en los duelos de ingenio (o el secretario se cansó de que le dieran calabazas)...". Lo cierto es que Almanegra "obtuvo licencia especial de navegación" (es decir, "patente de corso") y Makeda, para entonces reina de Saba, "emprendió un viaje a Judea, en busca de compañía por lo menos tan inteligente como su secretario".

pyle_pirate_candlelight_wikimediacommonsPoco más hay sobre el secretario; parece que “Almanegra” era un apodo que él utilizaba para hacerse respetar... y no siempre lo conseguía: basta ver cómo "Balkis, al partir, llevó consigo a su zoológico, no a su secretario".

El cronista se resiste a sacar conclusiones de esto. Así ha sucedido con muchos historiadores, naturalmente reacios a morder la mano que los alimenta. Claro, también la solidaridad con sus semejantes puede afectar el apego a la verdad.

Por su parte, el ahora corsario creyó emprender un viaje costeando África, pero todo indica que llegó a otro lado. Eso no fue necesariamente malo: despistes varios han dado fama, fortuna y títulos (como el de Almirante de la Mar Océano) a otros descubridores. Así se hace la historia. (continuará)

Imágenes: Ilustración de Howard Pyle y foto de pingüinos africanos, ambas tomadas de Wikimedia Commons.

8 thoughts on “III. De exploradores despistados

  1. jess

    Mira!!
    Así que pingüi fue todo un nómada explorador para encontrar su lugar de
    pertenencia ah?
    Muy bien!!!

    Sobre todo porque sabe que es del Sur.... esa es mi palabra favorita...
    encuadra tanta euforia e intensidad para mí caray!

    De ahí soy. 🙂

    Sigamos el recorrido de pingüi.

    Abrazo Ivanius!

    Reply
  2. Paloma

    Me gusta ver que en esta crónica está presente nuestro querido Almanegra, tan enamoradizo como despistado y que de su mano, llegaremos a lugares lejanos y desconocidos. Continuamos a la espera de las pingui-aventuras... Besos cálidos pa'l frío aquí y allá.

    Reply
  3. Ga

    Estaba leyendo a poetas fineses y que me encuentro este de un tal Rabbe Enckell y que me vengo corriendo a dejarlo, nomás por lo de acurrucarse como pingüinos. Abrazo.

    [Tú y yo]

    Tú y yo,
    estamos sentados, acurrucados como pingüinos
    en un bloque de hielo
    que anda a la deriva por un desierto
    océano.

    Un día,
    cuando el hielo se haya derretido,
    cuando nuestras almas congeladas de realidad
    se hayan deshelado
    al ígneo resplandor del sol que se acerca,
    nos hundiremos
    o ¡volaremos!

    Reply
  4. Ivanius

    Jess: Del surnorte o del oesteste. Pero es, eso es indudable. Abrazos.

    ---

    Paloma: Hay que preguntarle su pensamiento al respecto. Pero los comentarios le agradan, sin duda. Chanchibesos.

    ---

    GA: Multilenguaje de las aves.... y de los poemas. Un abrazo abrigador.

    ---

    Marichuy: Y ellos seguro llegan a todos lados, no como otros que usan las patas y carecen de instintos. Abrazos.

    Reply
  5. Sonia.

    pues si, con un sobrenombre como "almanegra" dudo mucho que lo que quiera mas en la vida fuera hacerse de amigos.. =0s

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Content Protected Using Blog Protector By: PcDrome.