Categories
Corriente

Armonías

notenblatt2_gnu_gplwikimediacommonsLa calle está en silencio, a pesar de ser media mañana.

En la esquina, el loco que se ponía a pescar desde la banqueta ha descubierto un nuevo pasatiempo: la música. Ahora, en vez de imaginarse a bordo de una barca bamboleante, se planta como frente a un atril y acomoda bajo su barbilla un violín eólico o una imaginaria tuba.

Sin moverse, espera a que alguno de los peatones le dirija una mirada más curiosa que cauta. Entonces, emprende con entusiasmo una melodía que sólo él conoce y no comparte.

Poco a poco la actividad se detiene, y al primer curioso se suman otro y otro más: la señora con sus hijos camino a la escuela, el vendedor de paletas o de globos, el policía de la cuadra. Todos callan.

El músico de la nada termina su interpretación, y los espectadores se dispersan entre aplausos inmateriales, que cubren todos los rostros con una hojarasca de sonrisas.

Nada como descubrir que, aun cuando el papel está pautado, las notas siempre pueden salirse del pentagrama.

By Ivanius

Intérprete de sueños, devoto de las palabras, adicto a la imaginación. Lector irredento y escribidor repentino. Ciudadano y no me canso.

4 replies on “Armonías”

Y el alcance…no hay que creer que las personas que lo escucharon se van sin implicación. A lo largo del día o la semana, las notas alegran a más de uno…expansión…

Y yo imagino la escena inundada de notas de silencio que poblaron por instantes ese aire árido de ciudad, esa esquina cualquiera. Sólo aquellos capaces de escuchar y de ver más allá de lo tangible, disfrutaron de tan digno concierto.

Primero que nada, gracias Ivanius por espantar al fantasma de lo aleatorio… La música que se sale del pentagrama es un final apoteótico para este trozo de poesía envuelto en papel celofán y con aroma de café recién tostado. Yo quiero ir a esa esquina y ser parte de la hojarasca de sonrisas, yo quiero oir esa mágica interpretación y aplaudirle al loco que, probablemente, esté más cuerdo que todos nosotros. Un abrazotote inmenso y muchos besos nostálgicos.

GA: Lo mejor fue que todos entendieron la melodía pero le hicieron su propio arreglo.
Mara: Así mismo fue. Se me hace que tú estabas allí.
Paloma: El loco agradece profundamente sus aplausos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *