Categories
Corriente

Que no es difícil leer

Desde que se me ocurrió entrarle a eso del reto de los 50 libros, confieso que estoy un poco más atento a lo que leo y por qué lo leo. Lo que no sabía era que aparecerían muchas lecturas “repentinas” que tal vez no sean válidas para el conteo… pero que también son parte del consumo cultural.

Las “reglas” del reto exigen básicamente que los libros tengan más de 100 páginas y que no hayan sido leídos anteriormente, por lo menos en la inmensa mayoría de los casos. Sin embargo, hay otras lecturas que, acumuladas, también suman buen número de páginas, por ejemplo:

1. Revistas, tanto las “obligadas” (que ameritan suscripción o lectura constante) como las “ocasionales” (que de vez en cuando traen algo atractivo, útil o interesante). En mi caso, las primeras son dos o tres y las otras unas cuantas más.

2. Periódicos (impresos o en línea) aunque sea por la página editorial, la sección cultural, los deportes, la cartelera del cine o la TV… y como decía mi tío abuelo, hasta para saber quién se murió.

3. Los Blogs con mayúscula y sitios de los amigos de la Granja, que son de visita frecuente: Diana, Lalo, Ga, Won-Tolla, El Lic., Mara, Clau, Paloma, Lau, NTQVCA, Mr. 7w7, junto a los que escriben menos: El Gallo, Adrián, Sadóvaya alias Patricio… y hasta Aldo, quien de plano no escribe en su blog desde hace rato.

4. Algunos autores y personajes rara vez alcanzan o superan las cien páginas. Entre ellos ocupa primer lugar  la poesía en general, que comúnmente aparece en las llamadas plaquettes (entre 16 y 64 páginas), a menos que se trate de antologías o recopilaciones que reúnen más de un libro o autor. El otro caso es el de los comics, tebeos o historietas (como quieran llamarles), usualmente de 32, 48 ó 64 páginas… cuando no son versiones en Internet.

Todo esto sin mencionar que cualquier cibernavegante y lector tiene lecturas inconfesables y rincones insólitos de esparcimiento en la Güeb o fuera de ella, llenos de letras, imágenes o ideas que también exigen dedicación.

Lo que no estoy muy seguro de que cuente como lectura son los comentarios blogueros… aunque sin duda los disfruto. Sobre todo cuando se convierten en verdaderas reuniones virtuales, como ocurrió con el post número 100 de esta pocilga y suele suceder en los espacios de la Granja.

By Ivanius

Intérprete de sueños, devoto de las palabras, adicto a la imaginación. Lector irredento y escribidor repentino. Ciudadano y no me canso.

5 replies on “Que no es difícil leer”

Ivanius querido: como diría alguien que supongo anda de parranda porque por aquí no ha aparecido, “¡ASHHHH!” Así no vale. Hay un montón de cosas que leemos y que no cuantificamos, pero me parece interesante que señales el estar más atentos a lo que leemos y por qué lo leemos. Confieso que desde que entré al ciber mundo, he leído más en pantalla que en papel (no porque me agrade, sino porque me he encontrado cosas maravillosas, de veras). Lo de los comentarios, jaja, claro que son lectura pero tampoco sé cómo cuantificarlos… eso sí, nos la pasamos jauja y eso es lo que cuenta. Besos mil de acá… sigo pensándole en el respiro… jeje…

Todos disfrutamos, tanto los post’s como los comentarios.

Yo leo más en la computadora (lamentable, en ciertas ocasiones) pero disfruto también el olor de los libros y sus contenidos.

Habrá algunos que en sus primeras líneas no sean tan atractivos, pero también a esos he sabido darles una segunda oportunidad.

Yo he desarrollado una extrañísima y molesta deformación profesional de leer visualizando una cosa que se llama “curva de entonación”, que aprendí de los Libros de Navarro Tomás, y eso me hace ser una lectora tortuga, no es justificación, solo digo que si… leo lento, pero seguro. Yo a las listas de estas lecturas, le agrego en este oficio de la madritud que le dicen, los libros infantiles que he de leer en voz alta casi todas las noches, donde debo de encarnar hasta 5 personajes con distintas voces y entonaciones. Además le sumo los 2 ó 3 textitos parásitos (de 5 o 6 líneas, cuando mucho) que he de aprenderme los días de trabajo cotidiano, que son los de filmación… En fin, que me motivaste a hacer mi propio recuento personal, porque ya sabes que ando con el cilicio flagelándome de que leo poco, y ni se me ocurre meterme a lo del concurso de los 50 libros porque me daría pena siquiera exhibir mi lista, y al igual que Palomita, creo que últimamente consumo más producto digital… ¿Pero a poco no estamos super divertidos en este barrio virtual que hemos creado? Besos grandes.

Paloma: Yo leo mucho en pantalla… pero creo que todavía no tanto como en papel. Y desde luego, los comentarios no cuentan, pero cuentan. El ánimo se alimenta de muchas cosas, ¿o no?

Lau: Los libros que no son atractivos a la primera impresión y después sí serían un buen tema para un post. Y en eso de gustar del olor de los libros no creo que seas la única, aunque para mí no es factor.

Mara: No es poca cosa eso de poder contemplar los libros desde la perspectiva doble que te dan la “madritud” y las artes escénicas. Lo de la lista es más bien una especie de tentación pública, para ver si alguien más se anima, o para compartir los hallazgos. Ni te flageles, que alimentar y cuidar a la nueva generación de lectores es algo inapreciable.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *