Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given in /home/chanchopensante/chanchopensante.com/wp-content/plugins/wordpress-mobile-pack/frontend/sections/show-rel.php on line 37
Skip to content

IV. Real y verdadera evolución de las especies

Aquí y allá, en las pocas páginas rescatadas, se encuentran referencias a viajes y viajeros de diferentes épocas, lo cual hace suponer que el caso de este “pingüino palestino” no fue único. Los animales, aprovechando el amparo (y la vanidad) de los poderosos, han demostrado ser más inteligentes que los humanos, adelantándose varios siglos incluso al mismísimo Darwin:

" (…) Desde los primeros tiempos, los animales acompañan a reyes y emperadores. Algunos incluso se han hecho célebres por características que, a los ojos de los hombres, parecen sobrenaturales. Así, el gato, la paloma o el halcón son considerados semidioses, aunque cuiden únicamente de sí mismos, defequen sin fijarse dónde o sólo tengan buena vista de lejos. Otras especies con mayor sentido del humor (y sentido común) nos dedicamos a labores más discretas. El tiempo dirá si llegaremos a la inmortalidad, aunque tampoco es que nos haga falta: los conocimientos y alegrías sobreviven mejor en confidencia  (…)”.

“(...) Por supuesto, como nadie nos preguntaba nuestra opinión, muchos acabamos arracimados con otros medianamente parecidos: plumas con plumas, pezuñas con pezuñas. Hay quienes cuentan que la idea original para esto se debe a la borrachera de un meteorólogo aficionado de nombre Noé, a quien se le ocurrió hacer la primera colección de animales. Claro está que, al final, resultó más afín a empinar el codo que a estudiar zoología. Esta cercanía (lejos de ser promiscua) nos ayudó a adaptarnos a  distintos climas.

Drunkenness_of_Noah_bellini-Wikimedia-Commons“(...) El anciano del Arca jamás se dio cuenta de que llevaba consigo animales capaces de nadar. Su inclinación por los productos fermentados le demostró (como a muchos otros después de él) las terribles consecuencias de manejar vehículos bajo influencia etílica, pues sólo así se explica que en un mundo totalmente cubierto de agua haya logrado encallar. Además, claro, esa falta de visión hizo celebridad a la paloma por encima de otros animales más meritorios, con pezuñas o con pico. (…)

“(...) Al paso de las generaciones, la convivencia y la mezcla de habilidades se convirtió en herencia instintiva, y así hemos sabido qué insectos, hierbas y pequeños animales pueden darnos sustento, aunque nunca antes los hayamos visto (…)”.

Cómo los pingüinos aprendieron a escribir es otro hiato en los documentos, aunque se menciona una estadía en la corte de Salomón, lo cual podría explicar esta peculiaridad... además de insinuar otro episodio entre Almanegra y Balkis que tampoco se ha conservado. (continuará)

Imagen: Embriaguez de Noé, por Bellini. Tomado de Wikimedia Commons.

7 thoughts on “IV. Real y verdadera evolución de las especies

  1. Paloma

    Me ha encantado la historia de Noé, vista a través de estas crónicas del pinguino de palestina (¡qué bien escribe, que viva la corte del rey Salomón!). Es interesantísimo observar como el personaje biblíco se transforma en un ser humano ante nuestros ojos y la anécdota del arca se entiende como un episodio más allá de lo histórico, cotidiano y casual. Ahora entiendo de sobra la gran variedad de especies que habitan en nuestro planeta, aunque si Darwin nos oyera, segurito se volvía a morir. Lo que me ha dejado intrigada es el episodio insinuado entre Balkis y Almanegra pero espero que en el siguiente episodio se aclare este asunto hasta donde sea posible. Dejo un fuerte abrazo pinguinesco (firma la semidiosa de las cagadas por doquier).

    Reply
  2. Ivanius

    Paloma: La homonimia a veces resulta desafortunada, pero lo de palabras aladas es tu marca distintiva (y privilegio) incluso fuera de esta pocilga. Chanchibesos.

    Reply
  3. marichuy

    Ivanius

    Ja, pobre Noe, además de despistado, norteado... briago. Pero lo mejor y más sorprendente, de esta versión de la conocida historia del Arca de Noe, es que los pingüinos ¡aprendieron a escribir!... y yo sin saberlo.

    Gracias

    Un abrazo

    Reply
  4. Sonia.

    ciertamente la misma historia humana a veces no se porque aun no se ha extinguido despues de tanta burrada que hacemos..=0p

    Reply
  5. jess

    jajaja culpen a Noé!! jajajaja!!!

    Imagina qué dirán los ornitorrincos!!
    😀

    Perdón por el retraso, pero ahorita leo todas las temporadas. XD

    Abrazo!

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Content Protected Using Blog Protector By: PcDrome.