Categories
Corriente

V. Animales salvajes, o Born to be wild

En otra sección (parte de la capa exterior de pergamino), el narrador copia diversos relatos de tradición oral entre los animales, que explican algunas peculiaridades fisiológicas y cómo aprovecharlas para sobrevivir.

Una muy importante para nuestro protagonista es la capacidad de consumir agua salada. Los pingüinos, dice el narrador, “pueden beber agua con alto contenido de sal porque cuentan con glándulas especializadas que les permiten filtrar el exceso. Así, gracias al paso de las generaciones, nos hemos convertido en animales capaces de vivir en condiciones poco gratas, y trabajar en condiciones de rigor extremo (…).”

La investigación científica más reciente corrobora estas afirmaciones: cuando parece que los pingüinos lloran, en realidad expulsan el exceso de sal a través de la nariz.

Rockhopper_inaccessible-wikimediacommons“(…) Ahora sabes por qué puedes hallar un hogar incluso en estas regiones de arena. Así como aprendimos a guardar silencio, a comer miel y langostas, y a cuidarnos de la terrible luz del mediodía envolviéndonos en barro, también sabemos construir nidos con ramas y piedras, saltar entre las rocas y cavar madrigueras (…).”

Los rasgos descritos por el cronista son propios de varias especies de pingüinos: la habilidad de saltar (más bien, resortear o rebotar) entre arbustos y rocas, para desplazarse con rapidez en terrenos accidentados, es característica de los pingüinos Gentoo; la afición a construir madrigueras y túneles bajo tierra es propia de los pingüinos Magallánicos. (concluirá)

Imagen: Grupo de pingüinos “saltarines”. Tomado de Wikimedia Commons.

By Ivanius

Intérprete de sueños, devoto de las palabras, adicto a la imaginación. Lector irredento y escribidor repentino. Ciudadano y no me canso.

7 replies on “V. Animales salvajes, o Born to be wild”

Ivanius

Ahora resulta que en mi otra vida fui medio pingüina; y digo media porque auqnue casi no como sal, tengo una gran capacidad para expulsar agüita salada por mis ojitos… jeje

Saludos y abrazos

aunque los mas altos estudios cientificos demuestren lo contrario, aun me quedan miss serias dudas de que ese lagrimeo no sea causa de algun dolor…no se no se… son demasiados listos estos eelegantes pajaritos como para que sea solo agua salada.

También yo posee ancestros pinguinescos, por aquello de las lagrimitas. ¡Me encanta la plasticidad de estas aves maravillosas, quiero ser como ellas! Pinguibesos con mucho cariño.

ay apoco no son unas ternuritas!!! 😀

yo quiero uno, lo quiero! lo quiero!

Born to be Wild… ja… esa rola, siempre que estoy “a modo”, la pongo una
y otra, y otra vez…. tzzzzz… jiji 😛

Abrazos!

FotoMadrina; El glamour es CASI lo último que se pierde, y casi lo único que a veces importa. Besos.

Paloma; No cabe duda, los pinguinos andan por todas partes… Chanchibesos voladores.

Jess; A modo de qué… no, mejor no pregunto, qué tal que es el mismo modo…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *