Skip to content

Uno de zombis.

El Alberto amartilló la fuscona listo para disparar otra vez.

En la mano izquierda, tenía una gran mordida de la que no dejaba de salir sangre, y despedía un olor espantoso como a caca de perro.

- "Mierda, ya no me funciona bien esta mano".

Así adolorido y todo, se escondió detrás de la puerta y esperó.

Era una noche muy oscura y tenebrosa; desas como de película. Lo malo es que esta sí que era verdadera.

Del fondo del largo pasillo salían gemidos, gruñidos y todos esos cochinos sonidos que hacen los zombis cuando están haciendo su trabajo; y lo peor, es que se oía a algo o alguien dirigéndose hacia él.

-"Fuuta, y a mí que sólo me quedan dos balas".

Checó la cacha de la fuscona, y cuando vió aquellas letritas "Smith & Wesson" que tanto le gustaban, se dio cuenta que sería la última vez que las leía.

Los pasos, se podía adivinar que calzaban unos zapatos de tacón alto con tapa de metal; y cada vez estaban más cerca.

-"Ay virgencita ayúdame".

¡Clic! alistó el percutor y respiró hondo.

- "Ora sí jija de tu chingada zombi madre, ya te cargo la…" ¡BLAMO! ¡BLAMO!

Sus últimas palabras fueron un "Shit… ya valí madres" muy sentido y bajito; cuando vio que los tiros ni habían rozado siquiera al engendro.

La zombie, que vestía unos leggings azules de mezclilla oscura con zapatos "peeptoe" altos de charol rojo con tapa de metal, una blusa de gasa que en algún momento fue blanca, muchas pulsera gruesas de madera y melamina de hartos colores, collares de bisutería fina y unos grandes aretes con una piedra negra al centro, lo montó con enorme agilidad; y en menos de lo que canta un gallo, segó la vida del Alberto con un solo madrazo.

Pinche zomba.

Primero, le sacó los ojos.

Le chupó todo el humor vítreo -su parte favorita- a cada uno; y obviamente, no pudo evitar que una buena parte de eso escurriera por su boca y pecho.

Después, se siguió con la lengua.

Uno a uno se comió todos los cartílagos de las orejas y nariz, rodillas y codos.

Chupó los 20 dedos, y dejó todo lo demás; incluso el cerebro, ahí aventado.

Se levantó satisfecha y bañada en sangre.

Si mirar atrás, echó a andar por el pasillo como eso; como zombi, a ver qué más se encontraba.

La noche no terminaría jamás.

-----

Querido socio en la marranada:

Disculpe usted si le machuco el pie o alguna otra parte de su graciosa anatomía publicando esto así a la de sin susto, pero la marranada es la marranada, y los #cuentosalvapor están que echan chispas. Además, ya sabe; a mí eso del orden y las buenas maneras cada vez se me dan menos.

Le mando un saludo desde la liviandad del famoso tuiter, y le reitero mi reconocimiento a su buena letra, mejor prosa y sobre todo oficio de escribidor demostrado en su última intervención allá en el sitio de las letras y la gente ilustre.

Y... querido público, no se mosquee, ya ve que en esta pocilga pasan cosas raras ól de táim.

11 thoughts on “Uno de zombis.

  1. NTQVCA

    ¡Bravo!
    Maestro, me declaro su más humilde fan, pobres zombies, siempre me los matan en los cuentos, lo malo que se echaron al alberto pero para que no se pone buso, digo yo. Soñaré con la manera en la que se chupó los huesitos de los dedos.

    ¡Bravo!

    Reply
  2. enoch_d19

    como en la canción: La noche era nocturna... y un hilillo de humo salía del cigarrillo.

    Estuvo espeluznante, sobre todo porque la zomba que se "echó" Alberto estaba como muy guapa, ¿no?... con todo y baba...

    aggg

    Reply
  3. 302bis

    La verdad que un genial #cuentoalvapor...
    Tiene el estilo clásico de los Zombies pero bien hecho.
    Los amantes de los zombies -como yo- tienen algo para disfrutar!

    Buenísimo Chochán amigo.

    Reply
  4. la MaLquEridA

    Yo no sabía que a las zombies se les decían zombas, aprendí algo nuevo hoy.

    Ah! también aprendí algo en inglés para mis clases... ol de taim 🙂

    ¿Ton´s ya se murió Alberto?...

    Reply
  5. jess

    Diuuuuuuuuuu

    Nunca me había imaginado tan exactamente la manera en que un zombie se come a un humano, diuuuuuu!!!

    Pero..... morí de la risa imaginando acá al Rambo bien machín con toda la intención de matar a la monita y que ni siquiera sus balas la hayan tocado jajajajaja!!!

    Priceless!!

    Saluditosss Alberto!!

    Reply
  6. Nadia

    Oiga, se parece a mi cuando me estoy echando un caldito de pollo y chupo los huesos hasta dejarlos bien limpios. ¡Mmmm! La zomba si que se dió tiempo para disfrutar el platillo. Qué mala puntería la de Alberto. Pero es cierto, cuando llegue la era zombi tal vez lo mejor sea unirse a la horda. Estaré meditando mi cuento al vapor, esto cada vez se pone más difícil. 😀

    Reply
  7. Diana

    Me cae bien la zomba porque, además de que viste bien, privilegia las zonas cartilaginosas y pegadas al hueso y deja la maciza para otro zombie que pase por ahí buscando comida con menor esfuerzo.

    También me gusta que Alberto pida celemencia a la virgencita 😀

    Qué hermoso #cuentoalvapor. Lo amé.

    Reply
  8. Paloma

    Querido Albertito: me encantó su relato al vapor (o ni tanto), en especial por la pinche zomba y su descripción (estaba re-veri-in-de-gueiv, me cae que sí). Órale con su smith-wesson, me cae que le voy a hablar de usté, no sea que se enoje y me cargue la chingada *carcajada* Granel de besos de su siempre fan-fan y sígale con la inercia de escribir que ya se le extrañaba retiharto.

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Content Protected Using Blog Protector By: PcDrome.