Categories
Disculpitas Marranadas

Garabato antes que gambeta

Ayer pasaron muchas cosas que en conjunto a casi nadie le importan. Una sí, pero no tanto: se murió Maradona.

Yo no soy futbolero; para mí esa Argentina de la imaginación está hecha de otros seres más directamente reales, más divertidos, algunos polémicos (cuestión de gustos, sobre todo musicales), otros más entrañables, entre ellos alguna que hoy forma parte de mi familia, pero ¡ay! varios también muertos dentro de este paréntesis llamado pandemia.

Quino es el mayor de ellos. Precisamente porque trazando ese desencanto contestatario que le duró toda mi vida (soy casi de la edad que su mayor hija, Mafalda) se desgastó en querer y en ser querido, allá donde iba.

Maradona en cambio fue y es inolvidable para sus compatriotas y muchos más, aunque despertó admiración e irritación a la vez: un genio y un desperdicio. Con el balón fue un ídolo, pero sin el balón no solo sus pies eran de barro.

Mis personajes favoritos los distingo porque a unos les pediría el autógrafo o la selfie, pero con otros me tomaría un café, una cerveza o la cena completa. Maradona seguramente me habría cobrado la selfie; con Quino, una vez superada mi timidez (y la suya) quiero creer que nos habríamos dividido una sonrisa.

La admiración que perdura, digo yo, es la que nace del respeto, no de la bravuconería. Díganme loco, pero prefiero al que se hace escuchar sin necesidad de levantar la voz, con humor y “mano izquierda”, antes que a quien alza la mano y la llama “de Dios” mientras manda al diablo a quienes le reclaman. Descansen ambos en paz.

Esta ya es una sombra muy larga… y en la noche siguen cayendo, fugaces, las estrellas.

AVISOS PARROQUIALES: 1. Este post sí tiene dedicatorias, todas entrañables: ustedes saben quiénes son. 2. La foto de Maradona viene de Wikimedia Commons y la tomó Aleksandr Mysyakin. 3. Después de muchas sucedencias, este que escribe y la pocilga, con todos sus personajes, estamos de vuelta.