1

322px-Paco_de_Lucia_in_1972A la distancia, décadas ya, probablemente sólo yo me acuerdo. En la familia había (y hay) quienes saben arrancarle a una guitarra sonidos inmateriales que tocan el alma, y en las anécdotas existe una casa donde antes que nosotros jugó y cantó un trovador legendario.

¿Cómo alcanzar seis cuerdas con cinco dedos? Ese debía ser el secreto. Peor aún: el pulgar sólo es apoyo, así que sobran cuatro: dos para estorbar, y dos que no saben posar con gracia. En suma, una pezuña.

Al otro extremo, el garfio transforma rasgueo en arañazo y caricias en llaga: un dedo quiere hacerlo todo y los demás unen su rebeldía.

Poco valieron las clases; aunque el oído era ancho la impaciencia fue mayor. La voz, por un tiempo, encontró el camino y ritmo y equilibrio ausentes en las piernas, que no sabían mecerse ni correr en armonía: una se arrastraba --pata de palo-- mientras la otra quería saltar.

Captain_Hook_detail-FD_Bedford-WikimediaCommonsEn el ambiente, todo era una sinfonía líquida que no se parecía a la música de herencia pero sonaba familiar, nacida de los mismos trastes y pisadas, que no podían ser otros, pues la música, universal e imponente, conserva en toda encarnación su matemática.

Resulta que los tríos no eran solamente trova, ni la armonía estaba hecha siempre de voces bien templadas; había requinto y jazz, y también era magia.

Paco de Lucía, primero con los suyos, luego junto a McLaughlin y DiMeola, y después otra vez rodeado de "su" flamenco. Así entendí qué son las distancias, y porqué a cada quien su oficio. Con el tiempo, cierta tercera voz huyó de la garganta para anidar con un filo distinto entre las páginas.

Mientras, Paco brincaba de Algeciras a Tulum, y el acento flamenco cobró resonancias Mayas.

Paulus_Potter_-_Two_Pigs_in_a_Sty-detail_-_Google_Art_Project-WikimediaCommonsHoy se ha marchado, aunque sigo escuchándolo. Yo dejé de tocar, porque lo más mío (así lo descubrí) son las palabras. Pero mi guitarra, que ha perdido un padrino, aún conserva el oído, la voz... y la esperanza.

 

El padrino (en imagen tomada de Wikimedia Commons) es Paco de Lucía (1947-2014), de Algeciras, de la música y la playa. La pocilga cada vez pierde más música y palabras.

 

15

coconut_tree_with_weird_shape_at_atlantiswikimediacommonsLa historieta, comic o tebeo siempre ha servido para decir cosas que en otras modalidades de discurso sonarían... distinto. Cada personaje (y no hablo necesariamente de los superhéroes) tiene una manera especial de sostener puntos de vista o expresar opiniones. Aun así, hay quienes los contemplan como pérdida de tiempo o hasta artesanía, en el sentido de "arte menor". Otros dedican páginas y páginas (con dibujitos o sin ellos) a descifrarlos. De todo hay.

El rincón insólito número 25, a casi un año de esta gustada sección en la pocilga, les presenta Tintin, Revolucionario. Un héroe vuelto manifiesto.

OPDÉITED: Agosto ya terminó, pero la noticia de que Disney adquiere a Marvel (nada más alucinante que imaginar al Hombre Araña acompañado de Mickey) hace recordar a uno de los grandes del cómic de superhéroes, que habría cumplido 92 años el 28 de agosto (y seguramente habría tenido algo que decir): Su Majestad Jack Kirby. Nomás asómense.

Pues sí.

Ser diferente, pensar diferente, ser original, yada yada yada, pura mamarrachada.
Antes de empezar a escribir esto, en mi mente sonaba: "Pues sí, queridos lectores (manque non-existant) hoy inauguramos en esta pocilga, la sección de fotos".

Y como del plato a la boca se cae la sopa, más si es de letras y te la pasas escribiendo cosas en la orillita del plato o tratando de formar palabras en espiral, construir un sonetito o calavera al mero centro del plato, o 'mensajes de texto' con el comensal de
al lado, o una amenaza ulterior al lava-loza del restaurante, y qué decir de los lamentos por la falta de letras expresamente hechas como la J y la W como ocurrió en mi último plato...

Se inaugura la sección de fotos.
Fin.

Seguro habrá quien las tome más chidas, o esté mejor ubicado sea en interné o la calle al momento del disparo.
De cualquier forma, es un pretexto y el truco más barato que hay para 'mantener al día' el blog propio, o extraño; a saber.

Ce estrena el burro, pues.

Salon Varny