Skip to content

7

Se me hace que los más sucios son los que se bañan diario. Por
eso dejo la limpieza como parte de la secreta fama, como el
placer culpable de este que les habla. Porque no vine aquí para
gloriarme de la mugre sino para ser como me dé la gana. Y si eso
se llama suciedad pues ni remedio.

En otras coordenadas, aprovecho el regreso a la realidad
cotidiana para compartirles una lista de placeres fugaces, sin
orden establecido:

- Un beso inesperado

- La última página de un libro

- Dos minutos de cosquillas

- La risa cómplice después de un chiste local

- El reencuentro de amig@s después de mucho tiempo

- Descubrir, inesperadamente, el regalo perfecto entre un
montón de artículos irrelevantes

- Dormirse "de muertito" flotando en un océano turquesa

- Una anforita de ron en el momento preciso, aunque no seas
John Silver

- Despertar riendo a carcajadas

- En la mirada, el horizonte; en la mente, un verso; a la mano,
una musa; en la mesa, una copa de vino y el papel para hacer
inmortales los recuerdos.

¡Seguimos adelante!

Content Protected Using Blog Protector By: PcDrome.