Categories
Borrones Chispazos Marranadas Puerco sabio

El puerco sabio dice…

Categories
Chispazos Inspiración pura Marranadas

Bitácora de duelo

Saint-Exupery_Paris_gnufdl_wikimediacommons

Julio 31, 1944.

…Hace un minuto que las hélices dejaron de girar. Mis ojos ven un panorama casi simétrico hasta el horizonte. Como siempre, me pregunto qué haríamos los vagabundos del desierto sin la compañía de las estrellas, perdidos en medio de esta inmensidad que siempre se repite.

Contemplo en silencio el paisaje dorado y rojo, con las primeras luces del día. Estoy seguro: éste es el sitio donde aterricé para reparar mi más afortunada avería, cuando conocí al pequeño príncipe. Éste es el lugar donde llegó a la Tierra, aquí me pidió que le dibujara un cordero dormido en una caja para llevárselo a su pequeño planeta. Qué más da si hoy despegué de Córcega y debo reportarme en Marsella. Desde aquel accidente, todos mis puertos de descanso tienen el mismo rostro, aunque Didier se burle.

¿Qué habrá sido de ellos, el niño, el cordero y la rosa? Me gusta pensar en el reencuentro del príncipe y la flor. Quizá la rosa sufrió un poco al principio por los celos… compartir es difícil.

—¡Estábamos tan bien los dos y ahora llegas con un animal en una caja! ¿Qué vamos a hacer con él?
—No te pongas así… ¡es tan pequeño! En el camino le conté muchas cosas de ti, de lo hermosa que eres, de todo lo que hacemos aquí juntos. Él sólo necesita una raíz de baobab de cuando en cuando para alimentarse. Anda, míralo; quiero que sean amigos.

Desde entonces, a veces la rosa le hace muecas al cordero tras la seguridad de su campana de cristal y él se acerca balando suavemente a darle los buenos días. No lo he visto, Consuelo, pero no es necesario: la risa de las estrellas me lo cuenta todo.

En cada uno de mis viajes vuelvo aquí, al único lugar a salvo de la locura y el absurdo. A unos cuantos kilómetros hay una guerra en la que los hombres se matan unos a otros, mientras yo pienso en un planeta lejano que nunca veré.

Los adultos mueren, pero en alguna parte hay un niño que ríe, un cordero que bala suavemente y una coqueta rosa que todos los días amanece cubierta de rocío. Mientras existan ellos, sobre todo ellos, no debo estar triste.

Se hace tarde. Es hora de subir a mi P-38 y cabalgar en el viento, mientras abajo se extiende el desierto eterno como un amigo, sí, como otro enorme amigo que espera a que me canse de volar, para esconderme entre sus brazos quizás en el mismo rincón donde una vez un niño me pidió un cordero…

[Mañana 6 de abril se cumplen 70 años de la publicación de El Principito. Por eso quise transportar este texto desde EyL, como homenaje a Saint-Ex, pero sobre todo, a la imaginación y la esperanza, que nunca están de sobra, y para que quede como testimonio en esta pocilga.]

Categories
Chispazos Fotos

La palabra sí importa

No quiero aburrir, me dije. Por eso no había vuelto a aparecer, mientras mis libretas de apuntes, avarientas, acumulaban chispazos.

No leo para ser culto, sino para no ser aburrido, dice uno de mis principios. Por eso la aventura de leer (o más bien su recuento) hizo pausa, pero no la biblioteca. Después, la reflexión me hizo ver que mudez no es necesariamente madurez (con todo y cacofonía), pero la autocensura sí puede ser perversa discreción.

El apresuramiento en los trinos y en los muros feisbuqueros suele restarle artesanía, aunque tal vez no oportunidad, a las palabras.

Por razones como esas, el “viejo posteo bloguero”, como algunos en este desértico barrio aún le decimos, parece haber perdido algo de su lustre… pero no la magia. Decir y no decir, a través de trazos, trinos y lo que salga, sigue siendo la construcción de un diálogo, primero con el yo que resuena en mi cabeza y luego con quien se ofrezca.

Como decía el letrero del farmacéutico: este negocio abre sus puertas cuando me da la gana, y las cierra a la misma hora.

Las conversaciones continúan, aunque el ajetreo ya no sea tan aparente; los canales siguen abiertos, y la historia avanza, a veces sin voces discernibles, pero nunca sin palabras. Y a propósito…

AVISO PARROQUIAL

zucchero2

Hablando de imágenes y guiños, nos da gusto comunicar al personal que la FotoMadrina ha decidido ofrecer al público algunas muestras de su trabajo tras la lente. La exposición se llama Sin Palabras (no entiendo 😛 ) y estará abierta desde el 4 de abril, acá en la esmogópolis. Quede la invitación.

Categories
Chispazos Explicaciones Inspiración pura

Cero o no cero

Ni Shakespeare ni los mayas lo habrían inventado explicado mejor.

Con ustedes, el profesor Comegalletas.

Categories
Chispazos Joy-Joy Marranadas siete

El largo lunes (en siete palabras… or else)

 

Obey Your Funk while I return. (Promise).

Categories
Chispazos Inspiración pura

(In)satisfacciones

Sí, es un cover. Sí, habrá a quien no le guste. Pero a veces un lunes requiere medidas drásticas.

Bjork feat. PJ Harvey – Satisfaction

Categories
Borrones Chispazos Puerco sabio

El puerco sabio dice…

Bubble, bubble...

Aplica en todo. Que no.

 

 

Categories
Chispazos Corriente Disculpitas

Dust in the wind.

 

Y aunque a últimas fechas no hemos tenido días de mucho viento, por la pocilga empiezan a volar las motas de polvo y pelo cuando uno se asoma hacia adentro.

“Eco eco eco eco eco….”

Hace algunos posts recuerdo haber prometido el ansiado regreso del dueño de las quincenas de todos ustedes, público conocedor, pero ¿qué creen? que todo parece tomar un tinte más negro, ai nomás al son de

…me ausentaré de la casa de los trinos hasta nuevo aviso

y si eso es de tan famoso espacio de letras e ideas, ¿qué será de nosotros?
¿Hasta cuándo la orfandad?

Entre que si regresa y no, pues en siguientes entregas, vertiré algunos pasajes del deporte de los jadeos y los tenis gastados, y la inevitable cercanía de un siguiente compromiso maratónico en la ciudad luz.

Y esperamos que regrese, porque…
Bueno, salud y carnitas para todos.

Categories
Borrones Chispazos Corriente Fotos

Mientras esperamos.

Las esperas siempre son difíciles.
Sobre todo aquellas que son inciertas,
en las que no se sabe qué va a pasar.

“Así como para cuándo, joven”.

Y es pregunta.
Obvio sin respuesta.

Tic tac tic tac…
Tic tac tic tac…

¿Ya? ¿ya? ¿ya ya ya ya ya ya?

Changos. Entre el tuiter y la neurosis colectiva, la gente vive boca abajo.

Ya, por favor.
Ya.

Categories
Chispazos Corriente

El robormiga.

¡Ay! Los limones…

Me regreso, meto 19 limones de cáscara delgadita en una bolsita de esas biodegradables y me encamino a la caja.
El almacén, vacío y escojo una caja sola, en la que atiende una ñora equis.

-“buénastardes”
-“stardes”

¡Plip!

-“sietesesenta, ¿redondea?”
-“no”.
Doy 10 varos y me da 40 centavos de cambio. Yo que vivo en una dimensión alterna no me fijo y me voy caminando despacito, en la pendeja.

De repente el chispazo y saco el recibo, lo checo y giro en mis talones para regresar igual, despacito.

Hay tan poca gente que la mona me ve perfecto, y al verme regresar, pasa saliva.

-“señorita, me faltan 2 pesos”.

Así nomás los saca y me los da.
Obvio ni gracias dije, porque, ¿no es cagante ser víctima de la delincuencia organizada?

Me regreso pensando ¿cuántas veces hará eso al día? ¿Valdrá la pena ir a decirle al gerente? Quejarse, pues…

No sé. Ya hace hambre y es tarde.