Skip to content

1

Y no es que se los esté dando a desear, o que de plano les esté haciendo albergar falsas ilusiones, pero #dicen que ya llegó, ya está aquí, el único, incomparable...

 

Bueno, ustedes saben quién.

En eso, los dejo con esta, de domingo en lunes.

 

 

Temporal Distortion from Randy Halverson on Vimeo.

3

"El pasado no vuelve"
(así me dijo un hombre sabio ayer)
y entendí que, después de estremecer,
lo que vivimos fue, pero se queda.

Así le dije yo,
pensando que las flores que hoy nos maravillan
ayer fueron enteca y gris semilla.

El pasado ya fue, pero algo queda,
porque este hoy no vive de recuerdos
y sin embargo, de ellos se alimenta.

Al fin quedamos aquel sabio y yo
de acuerdo; término medio y lucha incruenta.

Es cierto que el pasado no regresa,
pero, aunque ya fue,
nos sedimenta.

Aparecido hace algunos ayeres (el 21 de febrero de este año, para ser más exactos) como comentario en Palabras Voladoras, y rescatado hoy para la pocilga, porque sí.

2

Hoy es mi turno agosteño (como dirían por allí en la blogósfera) de aparecer en Escribidores y Literaturos.

Para acompañarlo, les propongo (como ya hemos hecho alguna vez) un pequeño acertijo. ¿A qué personajes pertenece este diálogo, y quién lo registró?

"--Tú hablas de ganar la guerra, y yo hablo de ganar la guerra y sobrevivir.
--Exacto. ¿Qué crees que sea más importante?
--¿Para quién? A un muerto le importa muy poco distinguir entre ganadores y perdedores.
--Creo que tu actitud solamente beneficia al enemigo.
--¿El enemigo? Enemigo es todo aquel que busca ocasionar tu muerte, sin importar en qué bando esté."

La respuesta, en el próximo post. Les espero en EyL con Guardador de puercos... sin parentescos.

 

6

La libre asociación, quizás mejor llamada complicidad entre escribidor y musas, entre palabra y silencio, entre página y letra, es una especie de mundo flotante, un bolsillo del que puede salir casi cualquier cosa transformada en negro sobre blanco.

La urgencia de contar es un ojo interno, un oído perenne, una mano extendida sin descanso, que lo mismo hace protagonista --en sueños de letras-- a una taza de café que a una rata. Los borradores mentales (con imágenes o sin ellas) son "manteo" de las divagaciones, hasta que alguna caiga de pie.

"Una antigua creencia árabe imagina que el poeta es un ser montado cada noche por un demonio que le exige arrancar a la lengua lo que la lengua niega. Esa tarea es ardua y el poeta insiste porque no tiene más remedio. Espera que la imaginación encuentre en la vivencia su justa expresión y las tres celebren una boda milagrosa. Bien dijo Dylan Thomas que el poeta persevera en su mester con la esperanza de que el milagro se produzca." (Juan Gelman, en El País)

Con el tiempo, escribir se transforma en un acto de riesgo no calculado. El autor no manda; sólo da la señal para que el personaje elija su camino y se detenga donde quiera.

Después, los lectores hacen suyo el texto. Allí al mismo tiempo se cumplen dos condiciones: ninguna interpretación es "la buena" y cada quien tiene la propia.

El escribidor suele ser el primero en descubrir qué sucede con el personaje, la idea, la palabra que soltó sobre la página: algo que ni el autor sabía. Decía Hemingway que se hizo escritor porque un día tuvo ganas de leer algo que nadie hubiera leído antes.

Pues eso. Así sucede con los textos afiebrados que a veces asoman en otros espacios, y suele ser habitual en esta, que por algo se llama pocilga: porque, afortunadamente, el lodo sabio de la imaginación siempre puede llegar (y llevar) a cualquier parte. Así sea.

13

El encargado de la cosecha acudió a Lou-Sin para decirle en tono de confidencia que al terminar las tareas diarias, uno de los monjes, apartándose de los demás, se convulsionaba en una esquina del huerto. El maestro prometió tener en breve una conversación con el joven monje.

A la mañana siguiente, el discípulo no estaba en el grupo de quienes acudieron a desyerbar el jardín, y el hermano hortelano, algo inquieto, le preguntó al maestro por él.

Entonces Lou-Sin, en tono de confidencia, dijo: Aunque me gusta la música, yo tampoco sé bailar, y él ofreció ir al pueblo a buscar alguien para que nos enseñe.

Luego el maestro se alejó, silbando y convulsionándose, hacia una esquina del huerto.

13

Todos han escuchado la canción del sirenito, a la que no le hizo falta profundidad (dicen) para convertirse en un clásico. *cof, cof*

Pero a veces es posible hallar otras melodías... con mayor escuela. Aunque el tema sea casi el mismo.

Dilema de amor (cumbia epistemológica)

5

EyL-header...le llega su pibil.

Para rematar el año, es mi turno de diciembre en Escribidores y Literaturos.

Esta vez, un texto muy especial, desde la infancia y de la mano de múltiples recuerdos, ante la magia de un nuevo espectáculo imborrable, igualmente lleno de sensaciones y enseñanzas.

Tercera llamada. Comenzamos.

19

En los últimos días ronda por blogolandia (y no hablemos de otras realidades) un hálito escarchado al que no quiero poner nombre.

Para colmo, es lunes. Pero no importa, porque hasta a lo más aterrador es posible darle la vuelta.

Ahora ya pueden reanudar sus actividades. Si es con tranquilidad, mejor.

AVISO PARROQUIAL: EyL cambió sus días de publicación. Los que pregunten ¿eso qué es? hagan la tarea y entréguenla allá porque el próximo jueves es turno de su servilleta. Nos leemos.

14

Como lo anuncié en mi respuesta a sus comentarios del post anterior, he aquí la solución.

El libro fue publicado en 1995, en inglés, y es una novela.

Los personajes (ficticios ambos) son un alto funcionario de los EUA y el primer ministro de Japón.

La trama de la historia, que resultó una ironía "profética", es una guerra comercial que termina en guerra convencional y tiene desastrosas e impactantes consecuencias sobre la economía mundial. Lo que muchos recuerdan de esa novela es sólo el final, pero realmente es disfrutable, entre otras cosas, por fragmentos como éstos. No digo más para no estropear la lectura a quien quiera emprenderla.

Ah. El escritor se llama Tom Clancy; la novela, Debt of Honor (Deuda de Honor). La traducción de estos fragmentos, ligeramente retocada para darle continuidad y omitir los nombres, es de este servidor de ustedes, directamente del original.

Una vez concluido el juego (o consumada la travesura), la pocilga regresa a su programación habitual.

Gracias por participar, y saludos a todos.

Content Protected Using Blog Protector By: PcDrome.