Skip to content

Clamores

...Si me recuerdas, con sólo sostener entre tus manos mis palabras podrás escucharlas también. Cuando te hable de mis visiones y encuentros, si  te importo (como dices), sentirás el olor del pasto en el rocío de la mañana y te hará estornudar.

van_eyck_003wikimediacommonsEntonces será como si estuvieras junto a mí. Me escucharás decirte que jugar con la luz se parece a perseguir un mechón de tus cabellos, siempre cerca, siempre lejos, huyendo de mis dedos que quieren asirte con esa rabia que un día me hizo mirar fijamente al sol y congeló para siempre la rebeldía en mis retinas.

Sé que tus horizontes se dilatan con los míos. Por eso escribo esta carta después de caminar todo el día; por eso me recuesto rodeado de flores, junto al arroyo que sació mi sed con una carrera de cristal que sonríe. ¿Verdad que es deliciosa el agua fresca? Bálsamo inigualable para los pies, para el alma que invoca.

Por eso, cuando llegues al final de la página, perdona el impaciente trazo de mis letras-tuyas: piensa que las manos de un rapsoda ciego no se han acostumbrado aún al punzón. Y si acaso quieres besar mi nombre, no te extrañe encontrar un poco de sal en tus labios; es sólo una lágrima de mi torpeza, de mi amor, de mi cansancio...

12 thoughts on “Clamores

  1. Mara Jiménez

    ¿Nostalgia? ¿O presentimiento? Ni siquiera una lágrima salada será capaz de disimular tanta dulzura viva en los recuerdos de la piel del escribano, que si bien rudo o ciego, tiene el alma elevada y por tano, ligera. Un beso.

    ¡Qué bonito, Tú!

    Reply
  2. Paloma

    ¡Qué fuerte! Toda una lección que, desde una arista de cristal distinto, me recuerda "Sense and sensibility". Parece que lo epistolar se ha diseminado en este chiquero y lo celebro. Mando besos y prometo hacer todo lo que esté en mis manos para nunca acabar así...

    Reply
  3. Paloma

    Dejando atrás mi deseo por visitar otras dimensiones, me quedo colgada de "perdona el impaciente trazo de mis letras-tuyas"... Y como si fuese un acto de prestidigitación, quedo con la boca abierta y me fugo a un infinito particular. Un abrazo fuerte y gracias por el viaje...

    Reply
  4. Paloma

    Dejando atrás mi deseo por visitar otras dimensiones, me quedo colgada de "perdona el impaciente trazo de mis letras-tuyas"... Y como si fuese un acto de prestidigitación, quedo con la boca abierta y me fugo a un infinito particular. Un abrazo fuerte y gracias por el viaje...

    Reply
  5. Paloma

    Por cierto, antes de regresar a la estratósfera, agradezco mucho el cambio del tomatito enojado a la mariposita de antes. Lo que más me gusta de este chiquero es que los cerdos que lo habitan son unos perfectos caballeros. Merci beacoup!

    Reply
  6. Aines

    Ahhh! Los horizontes que se dilatan en conjunto, las manos que sostienen las palabras.
    Gracias por hacer que mi corazón se fuera por el camino a buscar el arroyo de la carrera de cristal, pero ayy! como le digo que regrese??

    Bellisima imagen ¿flamenca?
    Le dejo muchos saludos y un abrazo.

    Reply
  7. Pelusa

    Deliciosa es, sin duda, el agua fresca y pura de tus letras...
    Gracias por permitirnos asomarnos a un (tu) mundo tan bonito.
    Besos desde un horizonte dilatado.

    Reply
  8. Ivanius

    Mr. 7w7: Thankfully, kind hearts can hear quiet whispers.
    Mara: Gracias, tú. Ha de ser efecto secundario del tocino. Y de los comentarios. Beso.
    Malquerida: Por fortuna, la vida no es intermitente... y las vivencias tampoco.
    Paloma: Abrazo hasta el infinito y más allá. Nomás cierre la boca, no se vaya a colar un bicho, por aquello de la emergencia. El misterioso comentario fue a dar a otro lado, pero ya aparecerá.
    NTQVCA: ¿Llevar a dónde?
    Aines: Por fortuna, el corazón goza de ubicuidad, además de ser portátil. Y sin GPS. Saludos también con abrazo... esperando nuevo post por allá.
    Pelusa: Mi casa es su casa. Besos.

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Content Protected Using Blog Protector By: PcDrome.